• Escrito por : DalasReview lunes, 14 de marzo de 2016

    Carta del futuro




    Atención. Este documento está siendo enviado desde el futuro a través del espaciotiempo. No se trata de un simulacro, ni un experimento. Es de vital importancia. En caso de que no tengas poder de decisión alguno sobre la humanidad, por favor, asegúrate de transmitir este mensaje a cualquiera de tus superiores, ya sean políticos, monárquicos o lo que tengas en la época en la que lo hayas recibido. Adjunto pruebas con las que los ingenieros de tu época podrán verificar la certeza de mi mensaje. Adjunto a este mensaje viene una copia en cada uno de los idiomas creados en el planeta tierra de los cuales se tiene constancia histórica.
    Escribo estos 5655 caracteres, que son los únicos que me permite mi tecnología restante, con la esperanza de que se pueda recibir en algún momento, muy atrás en el tiempo, para evitar esta situación.
    Si estás leyendo esto, por favor, no sé en qué época estás, ni cómo habrá llegado a ti este mensaje, pero es de vital importancia que creas todo lo que te digo.
    Mi nombre es Bjarke Gulbrand. Soy un técnico de motores cuánticos de la nave interestelar modelo L~U37º. Creada en el año 4.088 por la CNSA en China.
    A mediados del milenio 3, la sobreexplotación del medio debido a la superpoblación hizo que el avance científico exponencial se tornase todavía más acelerado.
    Después de la revolución industrial a finales del milenio 1, y del avance científico y teórico de principios del milenio 2, la curva de avance que se presentó fue tan grande que para antes de mediados del milenio 2, la humanidad ya había conseguido todas las curas para todas las enfermedades posibles que existían.
    Se trató de llevar a cabo varios procesos de esterilización de sectores de humanos pero todos fallaron, algunos por su dudosa legalidad, otros por moralidad popular y leyes. Para mediados del milenio 3, la población del planeta alcanzó los 50.000 millones de habitantes. Los avances científicos permitían recoger cosechas y generar producto de forma instantánea, e incluso renovar la tierra en cuestión de segundos y volverla apta para el consumo, pero eso no fue suficiente.
    Colonizamos los polos, y los volvimos aptos para el hábitat que necesitábamos. Paramos de usar petróleo y carbón a principios del milenio 2, y a mediados del milenio 2 comenzamos a reforzar el ozono para evitar los casos de melanoma causados por el constante deterioro de la atmósfera. Incluso conseguimos artificialmente parar las quemaduras causadas por el sol.
    Todo esto y mucho más, fue lo que provocó la extrema superpoblación. Incluso en un entorno en el cual éramos conscientes de nuestros recursos, debíamos acelerar la búsqueda espacial.
    Por eso después de esa situación, no tardamos más de un siglo en descubrir cómo funcionaban exactamente los agujeros de gusano. Y aunque podíamos manipularlos y crearlos de formas algo rudimentarias y peligrosas, nos aseguramos de hacerlo lo mejor posible.
    Yo nunca nací en la tierra. Mis padres nacieron en esta nave, igual que sus padres.
    En una misión de casi 800 años, viajando a 149.896.229 metros por segundo y usando varios agujeros de gusano creados artificialmente llegamos al planeta Kepler-438b, en el cual esperábamos encontrar una vida primitiva, con una atmósfera viable para el consumo humano. Era nuestra única opción.
    Después de tres generaciones, yo, con 149 años, iba a ser de los primeros humanos en la historia en estar en otro planeta.
    Nos sorprendimos cuando aterrizamos. Desde el espacio, se veían algunas zonas oscuras, creíamos que podían ser metales que se encontraban allí de forma natural, pero al llegar, encontramos estructuras de una civilización mucho más avanzada que nosotros.
    Al explorarlo a fondo, encontramos muchas cosas que no me son posibles detallar aquí por lo que adjuntaré fotos con nuestra posición en el sistema solar. Pero resumidamente, existían los extraterrestres. Aquella civilización, no obstante, había invertido su tiempo y recursos en crear una zona virtual, una consciencia colectiva a la que habían metido todas sus consciencias, creando una matriz virtual donde para ellos no existían las cosas negativas. Un universo perfecto y realista basado en un mundo virtual creado por una supercomputadora.
    No existía ningún tipo de forma de vida con inteligencia en el resto del planeta a parte de aquellos seres, y al parecer habían evolucionado lo suficiente como para escoger una vida virtual antes que explorar y colonizar el espacio como nosotros.
    El único problema en el que nos encontramos ahora, es que somos la única esperanza de que la humanidad pueda extenderse, y debido a los múltiples viajes a través del espacio, nos es imposible enviar una baliza que vuelva a tiempo. No podemos colonizar este planeta. Está repleto de estructuras alienígenas, y no sabemos cuál es la cultura de estos seres. Puede que si pulsamos el botón de llegada, y recibimos las naves-arca para colonizar el planeta, estemos condenando a nuestra especie a una guerra entre razas.
    Si volvemos por los agujeros de gusano, al dar la vuelta, pueden pasar dos cosas.
    Una de ellas es que saltemos de forma aleatoria a cualquier punto del espacio, y otra es que saltemos de forma aleatoria a cualquier punto del tiempo.
    Sea como sea, necesitamos avisar de esta situación. Y según nuestros cálculos, es posible que esta baliza con estos datos lleguen en algún punto del tiempo donde la humanidad ya existía y tenía inteligencia.
    Por favor, si reciben esto, no intenten cambiar el curso del tiempo. Envíen combustible detrás de nosotros para poder abandonar este planeta pacíficamente lo antes posible. Si no, es incierto el futuro que le espera a la humanidad.
    — Ingeniero Bjarke Gulbrand.

    { 4 comentarios... read them below or Comment }

    1. Escribi algo parecido para clases, pero el tuyo es buenisimo :)

      ResponderEliminar
    2. Escribi algo parecido para clases, pero el tuyo es buenisimo :)

      ResponderEliminar
    3. Wow, me encanta como escribes :3

      ResponderEliminar

  • Copyright © - Dalas Review Blog

    Dalas Review Blog - Diseñado por Laura Solanes