• Escrito por : DalasReview lunes, 14 de marzo de 2016

    Amarte a kilómetros, desearte a centímetros.




    Devian: Hola... ¿estás?
    Los segundos se convirtieron en minutos para Devian. Y los minutos eran siglos que arrugaban su piel, mientras cambiaba de ventana una y otra vez, revisando cada dos pestañeos el chat, a ver si Lucy le había respondido.
    Lucy: Hola.
    Devian: Hola...
    Lucy: ¿Todo bien?
    Devian: Sí... yo... Bueno. Me siento bastante mal por lo que hablamos anoche.
    Lucy: Yo también me siento mal por eso.
    Devian: ¿Te quedaste mirando al teclado fijamente durante un buen rato cuando nos despedimos?
    Lucy: Sí... ¿cómo lo sabes?
    Devian: Porque yo también lo hice.
    En la lejanía y frialdad del chat, se produjo un pequeño silencio, mientras los dos miraban a las pantallas de sus móviles y reflexionaban sobre la situación.
    Lucy: ¿Qué hacemos ahora?
    Devian: La conclusión más sencilla suele ser la más acertada.
    Lucy: ¿Y cuál es la más sencilla, dejarnos de hablar? ¿Terminar esto aquí? Yo no quiero eso.
    Devian: Yo tampoco...
    Lucy: ¿Pero qué hacemos si no, seguir hablando como llevamos haciendo todo este tiempo, sin oportunidad de vernos jamás? A más de 5,000km uno del otro. Sin habernos visto ni una sola vez.
    Devian: Lucy...
    Lucy: ¿Qué? ...No puedo más con esto.
    Devian: En toda esta situación, ninguna solución es buena. Esto que tenemos es un veneno. Una maldita cobra que nos ha mordido en la mano, y ahora los dos tenemos todo el brazo negro. Y tanto la opción de cortarlo, como que siga hasta que nos toque al corazón,... ambas son malas. Ya que si lo cortamos ahora, por lo menos el veneno no llegará hasta el corazón y moriremos, pero si hacemos eso, viviremos el resto de nuestras vidas sin una extremidad que jamás podremos reemplazar.
    Lucy: Esa metáfora es... una mierda.
    Devian: Jope Lucy, ¿por qué?
    Lucy: Porque para empezar tú para mí no eres un brazo.
    Devian: ¿Y qué soy?
    Lucy: Para mí el veneno no ha llegado sólo hasta el corazón, ha llegado hasta mi mente y a mis ojos. A mis labios y hasta a mis más abstractos pensamientos. Si tengo que cortar algo ahora, lo que pierdo no es un brazo, es el alma.
    Devian: ...No sé qué hacer.
    Lucy: Yo tampoco.
    Devian: Podemos morirnos por no volver a hablar, o podemos morirnos por cada vez querernos más y no poder vernos jamás.
    Lucy: Pero no hay forma de vivir, eso parece que no es una opción.
    La pantalla de Devian comenzó a parpadear de una forma extraña e incomprensible. El chico se rascó los ojos, pensando que estaba alucinando por culpa del sueño, y estaba comenzando a soñar despierto.
    Devian: Si pudieras desear algo ahora mismo, ¿qué sería?
    Lucy: Que ojalá estuvieras aquí.
    Cada palabra se convirtió en sentencia. Cada letra, en ingrediente. Cada píxel de la pantalla, en magia. Ellos mismos habían abierto la caja de pandora, sin tener ni idea de las consecuencias a las que eso podía llevar. Habían indagado en lo más oscuro de la realidad, creyendo que no era más que un juego de niños. Y ese deseo, ese pensamiento, fue lo que convirtió el espacio. Rompiendo cualquier ley de la física conocida, y fracturando el universo tal y como lo conocemos.
    Lucy: ¿Devian?
    Devian no respondía. Lucy pasó unos segundos mirando a la pantalla del móvil, hasta que un escalofrío recorrió su espalda, y se giró, rápidamente, sabiendo que algo detrás de ella la estaba mirando.
    — Lucy... — Susurró Devian, con las manos temblando y perdiendo control sobre sus rodillas poco a poco, sin terminarse de creer lo que acababa de ocurrir, a punto de vomitar, incapaz de asimilar todo aquello.  

    { 3 comentarios... read them below or Comment }

    1. Ohhh que bonito. Desde luego eres un gran escritor, sigue así

      ResponderEliminar
    2. Ohhh que bonito. Desde luego eres un gran escritor, sigue así

      ResponderEliminar
    3. Lucy quedó helada, sin reacción alguna,había entrado en una especie de shock.
      Devian la abrazo temblando, susurrandole al oído _Aquí estoy amor.
      Lucy respondió al abrazo mientras sus mejillas eran rozadas por lágrimas de felicidad,
      Lucy : _¿Como es pos......
      Devian:_Posible?!! No lo se.. es tan magníficamente raro, no puedo creerlo .. Te amo Lucy.

      besos, abrazos, lágrimas, risas .. todo junto en cuestión de segundos.

      Lucy: _ Devian toca.. (puso la mano de Devian en su pecho) siente como late.. como podría simplemente arrancarte ? , nunca me pidas hacerlo.. dicen que nadie muere de amor.. pero creo esta sería una excepción .

      Devian:_ Sí tú mueres yo muero contigo ..

      Lucy:_ Nunca me sueltes..

      los segundos se hicieron minutos, los minutos horas, mantuvieron una charla abrazándose por horas hasta quedar dormidos.

      Pi pi pi .. sonó la alarma de Devian, quién estaba en su cama, en su cuarto .. del cual parecía no haber salido nunca . Sin embargo todavía tenía presente el olor del perfume de Lucy.

      ResponderEliminar

  • Copyright © - Dalas Review Blog

    Dalas Review Blog - Diseñado por Laura Solanes